italiano
Inicio Noticias Actividades Quiénes somos Albalonga RIIA Contactos Enlaces 
logo IMLA

EL DIAMANTE

El Códice Trujillo o Martínez Compañón

A finales del signo XVIII, en la década que precedió a la Revolución francesa, un obispo español, Don Balthasar Jaime Martínez Compañón y Bujanda, recorrió de punta a punta su diócesis de Trujillo, en en el Norte de Perú, entonces territorio de la corona de España.

Su curiosidad hizo que un inusual equipo de dibujantes lo acompañara en aquellas cansadas visitas pastorales por montañas y selvas tan nuevas para la mirada de un europeo. El resultado de aquello fue un inmenso corpus de dibujos de todo lo que el obispo iba encontrando: mapas de ciudades, objetos de culturas precolombinas, instrumentos musicales, plantas, animales... Este tésoro de gran valor científico, reunido en nueve volúmenes, se envió al rey de España y en la actualidad se conserva en la biblioteca del Palacio Real de Madrid.

La música

Además de esto, el códice contiene la transcipción de una veintena de canciones y temas instrumentales, tal y como Don Balthasar los escuchó. El corpus musical del Códex Martínez Compañón es tal vez el único efectivo testimonio de la música popular de la época colonial. Reconocemos en él los caracteres prototípicos del folclore peruano –y en general latinoamericano– de hoy en día, como podían ser escuchados en el siglo XVIII, al comenzar a madurar ese proceso secular de fusión de los patrimonios europeo, amerindio y africano que representa la cifra más evidente de la música latinoamericana del presente.

El repertorio de Trujillo abarca tonadas picarescas y alusivas de sabor hispánico, a ratos mestizadas con acentos africanos, y un canto de protesta del esclavo, quien pregunta por qué lo han separado de su tierra y de su madre. Otras piezas aluden a la caída del imperio de los Incas, cuya memoria era entonces muy viva aún, o bien a las más recientes rebeliones indígenas del siglo XVIII, como la de Tupac Amaru. Su sabor netamente andino reaparece también en algunos villancicos al nacimiento de Cristo.

Junto al uso del español, aparece el de lenguas autóctonas, en parte hoy desaparecidas.

La interpretación

A la hora de presentar hoy este corpus musical, Albalonga decidió conservar el original perfume a sencillez de aquellos cantos y danzas, sin caer en la tentación de un exotismo a toda costa. Se confió la ejecución a voces de carácter popular y a un conjunto instrumental que reune istrumentos europeos que posiblemente se utilizaban en la zona de Trujillo en tiempos del obispo Compañón (viola de gamba, violín, guitarra barroca, bajones) e instrumentos americanos –indígenas, mestizos y afro– que convivían con los anteriores y que con pocos cambios se siguen empleando hasta el día de hoy en la música nativa latinoamericana (kena, sikus, charango, cuatro, tiple, bombo, cajón...).

El programa de concierto

El CD

En 1999 Albalonga realizó la primera grabación integral en absoluto del corpus musical del Codex de Trujillo para la casa Opus 111, y posteriormente lo ha presentado en Europa y en América en los más importantes festivales de música antigua: el Festival de Chiquitos (Bolivia), el Festival de la Caixa (Barcelona) y el Festival de Flandes (Brujas).

La edición de las músicas ha sido realizada por E. A. Cetrangolo y por el etnomusicólogo Enrique Cámara.